Marruecos es el país que más está creciendo a nivel turístico del mundo.

Razones y atractivos no le faltan para ello, sin embargo, uno de los efectos colaterales que ha traído este crecimiento, ha sido la “caza”, el engaño del turista.

Por supuesto que en Marruecos hay muchos y buenos profesionales en todos los campos que el sector turístico abarca, pero entre ellos, en los últimos años han empezado a florecer como setas en primavera, toda una colección de pesados, falsos guías, tima turistas y demás fauna que, en ocasiones, consiguen que tu experiencia en este país resulte desagradable, en lugar de una experiencia enriquecedora que contar y recordar toda tu vida.

Además, el desconocimiento de la cultura, costumbres y geografía del país por parte de los viajeros, no favorece en nada que esto tenga freno, y de igual manera que aún siguen existiendo los tópicos de toros, flamenco y tapas cuando se habla de España en el extranjero, el de tuaregs con turbante y dunas es un recurrente cuando se habla de Marruecos.

Por supuesto que hay tuaregs, y dunas, y medinas, y… pero están donde están, no donde muy posiblemente vayas a ir tú.

Dándose “una vuelta” por Internet es extremadamente fácil encontrar ofertas de viajes a Marruecos con el llamativo “Desierto de Marrakech”… no está mal, si no fuese porque el desierto de Marrakech no existe, no hay desierto en Marrakech, ni en varios cientos de km. a la redonda.

El desierto de Marrakech

Hacen falta unas 9 horas de coche para llegar tanto al Erg Chebbi como a las inmediaciones del Erg Chegaga, los dos principales ergs de Marruecos, si bien, poco antes de llegar a este último, nos encontramos un coqueto y pequeño erg, el Lihoudi, que nos permite ver en medio de las dunas unas preciosas puestas de sol… una hora larga al sur de Zagora, unas 8 horas desde Marrakech…

Entonces ¿qué es eso del desierto de Marrakech?, es una población, a unos 30 Km. al sur de Marrakech, Lalla Takerkoust, donde se encuentra un lago artificial de la época colonial que sirve para regar los campos de cultivo y que se ha convertido en una sucesión de locales de alquiler de buggys y quads para turistas, en medio de un secarral. Desde luego desértico es, pero si lo que esperas es ver dunas, te vas a llevar el chasco que se llevan el 99% de las personas que terminan haciendo esta excursión.

El desierto de Marrakech

A quienes te venden este tipo de excursión no les importa lo más mínimo tu decepción, no intentan fidelizar clientes, tan solo cumplir con su cupo de turistas que pasen por caja, hay muchos, ya vendrán otros nuevos.

En Aventour Viajes y Expediciones somos totalmente contrarios a este tipo de comportamiento. Nuestro principal reclamo para atraer nuevos clientes son esos otros clientes que ya han vivido una experiencia con nosotros y nos recomiendan a su familia, amigos, en sus redes sociales…

En la misma línea de lo anterior cabe meter a esos falsos guías que te prometen “recorridos culturales” que indefectiblemente terminan en la tienda del amigo o familiar para que compres…

Esos “Museos” de fósiles, minerales, artesanía… que no son más que tiendas a las que te llevan para que te gastes el dinero, en las más de las ocasiones en cosas que no necesitas y a unos precios escandalosos.

La tradicional amabilidad del marroquí, ha quedado desterrada en las más de las ocasiones, al medio rural, dándose el caso de que todos esos que te quieren prestar ayuda que no has pedido, en situaciones que no necesitas, no lo hacen más que para exigirte después unas monedas que siempre les parecen pocas.

Hay empresas de viaje serias, en las que se puede confiar, pero hay otras muchas que no lo son ni de lejos.

Nuestro consejo es que tengas en cuenta esto a la hora de contratar cualquier servicio turístico.

En Aventour Viajes y Expediciones todas las personas con las que tratarás o son españolas, o cumplen rigurosamente nuestro nivel de calidad y servicio con el cliente.

Si un cliente quiere comprar algún producto le recomendaremos los mejores lugares para hacerlo, pero de ninguna manera en nuestras excursiones, tours o viajes está incluido el pasar por la tienda de rigor para hacerle gastar un dinero innecesario.

Nuestros viajes son exclusivos, no te hacinaremos en un autobús pasado de carga, con un montón de gente que no conoces, ni te obligaremos a cumplir unos horarios que te agotarán.

Queremos convertirte en nuestro mejor comercial, y eso solo lo podemos conseguir si tu satisfacción con los servicios que nos has contratado es plena.

Viajar a Marruecos es algo que se puede hacer fácilmente y de 1000 maneras. No hace falta ningún requisito especial.

Sin embargo, los que formamos parte de Aventour Viajes y Expediciones, venimos del mundo off road, del 4×4, de los rallys y raids, por ello, animamos continuamente a que cualquier aficionado al mundo del 4×4 viaje con su todo terreno por este maravilloso país, auténtico parque de atracciones para los amantes de estas especialidades.

Son muchos los aficionados que, a lo largo de los años, me han dicho que su todo terreno no estaba suficientemente preparado para ir a Marruecos, y a mi, una y otra vez, esta explicación me sonaba o a excusa o a falta de información.

Si queremos disfrutar de los millones de kilómetros de pistas que nos ofrece este país solo necesitamos un todo terreno de serie con unas buenas planchas de protección, o… cualquier coche con unas buenas planchas de protección, neumáticos adecuados y una suspensión ligeramente mejorada. Ya.

Lo vuelvo a repetir por tercera vez por si no ha quedado claro. Unas buenas planchas de protección… neumáticos y suspensiones. Todo lo demás por muy importante que pueda parecer está en un plano muy inferior de necesidad.

Se que es muy poco glamuroso gastarse el dinero en una “chapa” que no se ve, cuando por el mismo dinero le hacemos al coche un body lift, le ponemos un snorkel y le llenamos de pegatinas. Sin embargo ninguna de estas tres cosas va a evitar que tu viaje termine cuando por un simple y natural error, le metas con los bajos a una piedra y esta te rompa el cárter…

Un todo terreno, como su nombre indica, es un coche que puede ir por “todos” los terrenos, yo afinaría un poco más y diría que es un coche que va razonablemente bien por “todos” los terrenos.

Un coche con suspensiones kilométricas y ruedas de 37″ no es un todo terreno, es un coche de trial… y nosotros queremos un coche que nos permita ir bien por autopista, carreteras nacionales, carreteras rotas, pistas rápidas, pistas lentas, terreno embarrado, pedregoso, ríos de arena, dunas…

Puedes ver unas cuantas preparaciones bien distintas unas de otras en la sección de preparaciones 4×4 de Siempreruedasymotor, seguro que se te ocurren un montón de buenas ideas para la preparación de tu coche. Y si quieres ver como nos gustan las preparaciones de nuestros coches en Aventour Viajes y Expediciones, para viajar por África, puedes leer directamente esta de una Isuzu D-Max


Esta de un Jeep Grand Cherokee WJ

Esta de un turismo Mercedes W124 300 TD 4Matic

Esta de un Toyota Land Cruiser KDJ 95 VX


O este otro Land Cruiser KDJ 95 VX

Todos nuestros coches se han preparado, para un uso continuo, exigente y, en ocasiones, extremo. Para viajar por este maravilloso país no te hace falta tanto. Viaja con tu coche y, poco a poco, vete poniéndole todas esas cosas que a ti te gustan y echas en falta, pero primero VIAJA.

Moneda: La moneda oficial es el Dirham (MAD); el cambio aproximado fluctúa entre 10´3 y 10´9 Dirham por Euro. En casi todos los sitios aceptan Euros, aunque eso si, al cambio “fácil” y menos ventajoso de 1€ = 10 MAD. Hay bancos y cajeros automáticos en todas las ciudades y pueblos importantes, aunque el uso de la tarjeta de crédito es bastante limitado y les “cuesta” aceptarlas en las gasolineras y hoteles que no sean de un cierto nivel.

Horario: Desde 2019 Marruecos ha dejado fijado para todo el año el horario de invierno, esto quiere decir que mientras en España tenemos el horario de invierno en Marruecos es la misma hora que en España. Cuando en España se cambia al horario de verano en Marruecos es una hora menos.

Y durante el Ramadán (usualmente entre los meses de abril y junio), en Marruecos se sigue el horario solar y por lo tanto se retrasa una hora sobre su horario habitual, lo que se traduce en que durante el mes de Ramadán, en Marruecos son dos horas menos que en España, esto es importante tenerlo en cuenta especialmente para el horario de ferrys, aviones, etc.

No es tan lioso como parece: En Marruecos se mantiene durante todo el año el que en España llamamos horario de invierno, menos durante el Ramadán, que se retrasa el reloj una hora.

Combustible: Si vamos a circular por carretera no tendremos ningún problema para encontrar combustible, ya que hay una extensa red de gasolineras por todo el país. Si vamos a circular por pistas… tampoco, ya que normalmente no realizaremos tantos Km. de pistas como para no encontrar una gasolinera. Lo anterior admite un par de matices, si nuestro coche es gasolina es posible que encontremos que en algunas gasolineras se les ha acabado momentáneamente; si nuestro coche (diesel o gasolina), tiene una autonomía inferior a los 350 Km. en ambos casos (solo si vamos a circular por pistas), es recomendable llevar un Jerrican que nos pueda sacar de un eventual apuro.

Los precios son inferiores a los de España, y al cambio, un litro de diesel suele salir actualmente entre 0´90 y 1 €. La gasolina suele estar unos 20 cts. más cara.

En cuanto a la calidad, esta ha mejorado mucho en los últimos años, no teniendo que ser un problema ni para los coches más modernos. Hay que hacer caso omiso de quienes te dicen que la mejor es la de Afriquia, la de Ziz, la de Shell… es la misma y lo que si hay que tener en cuenta es si la gasolinera es muy vieja, en cuyo caso, aumentan las posibilidades de que sus depósitos estén sucios y/o tengan mucha agua acumulada… fuente de problemas.

En el Sahara Occidental (antiguo Sahara Español), el combustible es más barato al estar subvencionado, y por una simple cuestión de temperatura, el diesel que venden todo el año es “de verano”, que comienza a formar cristales de parafinas a 0ºC (un gasóleo de invierno lo hace a -9ºC), estos cristales obstruyen los filtros de combustible, por lo que hay que tener mucho cuidado si en inverno cargamos allí los Jerrican y luego nos los traemos para España (en mi caso me tocó cambiar cuatro filtros de gasoil en 2000 Km…).

Peajes: La red de autopistas Marroquí, gestionada por la sociedad pública Autoroutes Du Maroc (ADM), tiene actualmente una longitud de unos 1900 Km. y hay proyectados otros 2300 Km. algunos de ellos ya en ejecución. Se compone de 8 tramos, la mayoría de ellos conectados entre si:

A1 – Autopista del Norte: Rabat-Salé-Kenitra-Larache-Arcila-Tánger

A2 – Autopista del Este: Rabat-Mequinez-Fez-Uchda

A3 – Autopista Casa-Rabat: Rabat-Casablanca

A4 – Autopista del Estrecho: Tánger-Puerto Tanger Med

A5 – Autopista del Atlántico: Casablanca-El Yadida-Safi

A6 – La Mediterránea: Tetuán-Fnideq

A7 – Autopista del Sur: Casablanca-Settat-Marrakech-Agadir

A8 – Autopista del Fosfato: Berrechid-Juribga-Beni Melal

Son más baratas que en España (El trayecto Tanger Med – Marrakech, de algo más de 600 Km. cuesta al cambio unos 22 €), y merecen la pena si lo que queremos es avanzar rápido para llegar a nuestro destino. Hay que pagar en Dirham porque no admiten tarjetas extranjeras. Aunque parezca inconcebible, todavía es posible encontrar gente cruzando en ellas, vacas pastando junto al arcén… cuidadín.

Pasaporte: El único requisito que un ciudadano español necesita para ir a Marruecos es el pasaporte, al que le deben de quedar como mínimo seis meses de vigencia.

Documentación vehículo: Como es normal, debemos de llevar con nosotros toda la documentación de nuestro vehículo, la necesitaremos al llegar a la frontera para que nos emitan el documento de importación temporal del vehículo. Es ¡Muy Importante!, recordar que si el vehículo no está a nuestro nombre, deberemos llevar una autorización del propietario en la que nos autorice a utilizarlo, sellada por algún organismo oficial (el banco vale).

En cuanto al seguro, al ser Marruecos país ribereño del Mediterráneo, estamos cubiertos con nuestra póliza española, aunque deberemos de llevar la carta verde, que unas veces de forma automática, otras veces teniéndosela que pedir expresamente, todas las compañías expiden de manera gratuita. Es conveniente consultar con nuestra compañía de seguros cual es el tipo de asistencia que nos brindarán, pues algunas compañías se niegan a prestar asistencia si nos encontramos a una cierta distancia de la costa.

Conducción: La conducción en Marruecos es un tema que merecería por si solo un artículo completo. La implantación de la ITV y los esfuerzos del gobierno por reducir la siniestralidad, están empezando a dar sus frutos, pero hoy por hoy, conducir en una gran ciudad marroquí requiere de un “curso” que no se soluciona con un viaje. Básicamente suceden cosas como que al llegar a un cruce o rotonda, el que llega primero tiene preferencia, ante la duda, el más grande tiene preferencia… es curioso, pero cuando te acostumbras, descubres que ese caos tiene un cierto orden, y todo el mundo (peatones, ciclistas, carros de burros, taxistas, camiones…), parece saber cuánto “morro” puede echarle a cada situación en un momento dado, de manera que no termine siempre en un desastre.

En las carreteras de doble sentido, el que viene adelantando tiene preferencia, más que nada porque si no, el resultado acostumbra a no ser muy agradable. En España hay carreteras en las que la línea discontinua indica el eje de la calzada. En Marruecos, a veces parece que esta función la realiza la línea continua, que casi nadie respeta.

Viajar de noche es muy poco recomendable, perros, vacas, burros, ciclistas sin luces vestidos de oscuro, ciclomotores… nos irán “asaltando” continuamente a lo largo de la carretera, pasando en muchas ocasiones a centímetros de ellos… un stress que si es posible, conviene evitar.

Los límites de velocidad son similares a los de España, y tanto en las carreteras secundarias como en las autopistas, es frecuente encontrar gendarmes “agazapados” detrás de un árbol, seto o cualquier tipo de parapeto con el trípode o la pistola de radar en la mano. Las multan van de los 150 a los 600 Dh. (dependiendo del porcentaje de exceso de velocidad), que hay que abonar en el acto.

Vacunas y Medicamentos: No es necesario ningún tipo de vacuna para viajar a Marruecos, aunque si es recomendable llevarnos todos los medicamentos que utilicemos usualmente. También, aparte de los tratamientos que estemos tomando, es bueno llevar algún tipo de analgésico (Paracetamosl), antiinflamatorio (Ibuprofeno), pastillas para una hipotética diarrea (Fortasec), algún laxante, crema para el sol, tiritas.

Esto es debido a que allí algunas farmacias no están tan surtidas como en España y, en ocasiones, podemos tener problemas para encontrar ciertos medicamentos, especialmente en las zonas más rurales.

En esta sección, podrás conocer en profundidad algunos de los lugares, costumbres o pasajes históricos de Marruecos.

A través de Siempreruedasymotor, la web de Miguel Ángel Fernández, nuestro director, podrás conocer en profundidad algunos de esos lugares que a buen seguro, estarás encantado de visitar.

Una buena guía para disfrutar más de aquellas cosas que vas a conocer.

Clica en los “seguir leyendo” de las entradas siguientes y empieza a disfrutar de un país, que te encantará.

Las Cascadas de Ouzoud son las más altas y están consideradas como las más bellas de Marruecos.

Localizadas en el pequeño pueblo de Tanaghmeilt, en el Medio Atlas, a unos 120 km. de Beni Mellal y a 150 km. de Marrakech, nacen del río Ouzoud y tienen una altura aproximada de unos 110 m.

Seguir leyendo

En la región montañosa del Anti-Atlas, en el sur de Marruecos, se encuentra el Valle de Ameln. Zona poco frecuentada del país, pero que ofrece unos espectaculares escenarios naturales y el encanto de las pequeñas ciudades bereberes que pueblan el valle.

Es una región próspera, por los cultivos de olivos, almendros y arganes y por la fama y tradición comercial de la tribu de los Ameln; que entre enero y mediados de febrero, se embellece con los almendros en plena floración.

Seguir leyendo

Al suroeste del desierto del Erg Chebbi, entre las poblaciones de Merzouga y Khemliya, justo en la carretera que lleva hasta Taouz, existe un curioso museo desde hace unos pocos años dedicado al automóvil, que realmente merece la pena visitar.

El museo es en realidad una colección particular de vehículos 4×4 de todas las épocas y es propiedad de un jeque árabe, que tiene estos coches en un anexo de su casa preparado al efecto.

Seguir leyendo

En 1476, la Corona de Castilla fundó un establecimiento denominado Santa Cruz de la Mar Pequeña, algunos investigadores sostienen que esta población se ubicaba en el territorio de Ifni,pero no hay pruebas que demuestren que la actual ciudad de Sidi Ifni se asiente sobre el viejo establecimiento.

El sultán de Marruecos reconoció a España aquel viejo establecimiento mediante el Tratado de Wad-Ras, firmado el 26 de abril de 1860, aunque siempre se demoraba el acuerdo sobre su ubicación exacta. Los españoles no tomaron posesión formal del territorio hasta el 6 de abril de 1934, con la aquiescencia de los lugareños que, ante las circunstancias, prefirieron la presencia española a la francesa y la expectativa de no tener que pagar tributos al sultán.

Seguir leyendo

Entre Goulmima y Erfoud, al norte de la carretera que une esta última ciudad con Tinerhir y el Valle de las Rosas, y más concretamente en la llanura de Marha, se encuentran unas curiosas esculturas que, con el tiempo, se han dado a conocer como “los monumentos del alemán”.

Seguir leyendo

Una imagen muy habitual cuando viajamos a lo largo y ancho de Marruecos, son esas pequeñas construcciones, que nos encontramos en medio de la nada, normalmente con una cúpula y en ocasiones, cerca de un cementerio, me estoy refiriendo a los morabitos.

En su sentido original, el término Morabito designa a un ermitaño, monje guerrero o predicador, considerado en vida como hombre santo y sabio, dotado de “baraka”, y reconocido como tal tras su muerte por la religiosidad popular. El morabito es a menudo un estudioso del Corán, o maestro religioso parecido en su forma exterior a los anacoretas o monjes cristianos.

Seguir leyendo

Las Khettaras o Jetaras, son un sistema de irrigación subterráneo, una larga galería horizontal paralela al suelo de la superficie, excavada manualmente y con muy pequeña pendiente que alcanza el agua del subsuelo. Gracias a la pendiente, el agua que fluye termina llegando, por la fuerza de la gravedad, hasta una salida donde se sitúan las albercas o depósitos para almacenarla.

Seguir leyendo

Si hay algo que está cada vez más de moda en (de), Marruecos, es el aceite de argán. Pero hablar del argán significa hacerlo de una zona geográficamente muy delimitada, de un árbol, de su frutoy… del espectáculo que ofrecen las cabras que de él se alimentan.

El argán es un árbol que crece de forma salvaje y espontánea. Puede llegar a vivir hasta 200 años y su constitución, gracias a sus profundas raíces, que pueden llegar a tener más de 10 mts., está preparada para resistir sequía absoluta.

Seguir leyendo

Uno de esos sitios míticos para los amantes del off road a los que les gusta “pistear” por el sur de Marruecos es la Lápida Citroën. Alrededor de ella circulan un buen puñado de historias a cada cual más impresionante.

La más habitual de oír es la que cuenta que está dedicada a algún piloto del Dakar (e incluso a algún mecánico), que falleció en un accidente en aquel punto durante una etapa cuando la prueba se celebraba en el continente africano.

Seguir leyendo

Territorio amigo

El viajero curioso, el aventurero, el deportista, encuentran en el norte de África, y especialmente en Marruecos, un impresionante abanico de posibilidades para satisfacer sus ansias de conocer, explorar, experimentar o competir. Viajes a la carta, rutas turísticas, cursos de conducción en dunas, pruebas de orientación, rally-raids para clásicos y 4×4… hasta carreras del Campeonato del Mundo de Rallyes Todoterreno se cuentan entre las infinitas actividades que ofrece este territorio amigo, aunque desconocido para muchos, a pesar de su proximidad.

Un país para explorar

Lo cierto es que, si nunca has dado el salto del charco a tierras africanas, da cierto vértigo la idea de aventurarse en las entrañas de un nuevo continente.

Sin embargo, el Marruecos actual está mucho más cerca de Europa que de África. La larga relación de Marruecos con España le ha permitido aprender mucho de nuestra experiencia en la gestión del turismo no solo como una de nuestras principales fuentes de ingresos, sino también como carta de presentación ante el mundo.

Y es algo que nuestros vecinos marroquíes vienen haciendo especialmente bien durante las tres últimas décadas, de manera mucho más acelerada y con unos resultados comparables a los que España tuvo en su época del “aperturismo”, a finales de la década de los sesenta y en la de los setenta.

Aquella España, que algunos de nosotros vivimos, es todavía la realidad social del Marruecos de hoy. Al menos lo es en el medio rural, porque si tu destino es alguna gran ciudad como Rabat, Casablanca, Essaouira o Marrakech, lo que te encontrarás son grandes urbes, en las que conviven abiertamente las culturas árabe y occidental, y lo moderno se mezcla con lo tradicional.

Viajar a Marruecos

Pocas cosas hay más fáciles para un español que viajar a Marruecos. En coche, en moto, en 4×4, en avión, en barco… las posibilidades que se nos presentan a la hora de realizar un viaje al país alauí son múltiples. Basta con tener más de seis meses de vigencia en nuestro pasaporte y ganas de ir.

Si vamos con nuestro vehículo, tendremos que cruzar el mar desde Málaga, Algeciras o Tarifa a las ciudades españolas de Ceuta o Melilla o a las marroquíes de Nador o Tánger (esta última a dos posibles puertos).

La ventaja de hacerlo a ciudades marroquíes está en que pasaremos el control de pasaporte en el mismo ferry durante el trayecto, quedando tan solo el trámite de la importación temporal del vehículo, una vez hayamos desembarcado en Tánger o Nador.

Una vez en territorio marroquí, podremos acceder a pistas prácticamente después de abandonar la ciudad en la que hayamos desembarcado, o tomar una autopista que nos podrá llevar a ciudades como Rabat, Casablanca, El Jadida, Marrakech, Essaouira o Agadir, sin necesidad de tocar un kilómetro de carretera nacional, local o pista.

Una opción, cada vez más extendida, incluso para los amantes del off road, es la de viajar en avión directamente a Marrakech o Ouarzazate (hay vuelos muy baratos), donde podremos alquilar un TT por unos 150 euros diarios. Podremos así disfrutar la aventura desde el minuto uno, ahorrándonos el tiempo de acercamiento por España y Marruecos y la travesía del Estrecho. Y viene a costar lo mismo que el viaje por tierra, teniendo en cuenta los gastos en combustible, ferry y peajes.

Sin embargo, el viajar con nuestro propio vehículo tiene otras ventajas, pues nos permite llevar nuestro equipaje sin preocuparnos por el limite de peso y añadir todos esos gadgets que nos hacen sentir seguros (implementos de desatasco, nevera, comida, herramienta…), y algún que otro capricho.

Si nuestro viaje va a discurrir solo por carretera, nos servirá cualquier turismo moderno. Si vamos a atrevernos a realizar un divertido raid de clásicos, adentrándonos por pistas, bastará un pequeño utilitario (de más de 25 años), con una preparación muy básica: plancha de protección y neumáticos mixtos. Un moderno todocamino con la misma preparación esencial o un TT de estricta serie serán la herramienta perfecta para conocer un mundo infinito de pistas y paisajes. Aunque si lo que queremos es participar con un mínimo de garantías en alguno de los raids más exigentes, que se adentran por los territorios más agrestes del Atlas y el Sahara, necesitaremos, por supuesto, un TT bien preparado con protecciones, ruedas resistentes y suspensiones reforzadas.

Existe, desde luego, la opción de viajar solo, algo que a cualquier viajero avezado no le supondrá mayor problema; sin embargo, lo recomendable es que la toma de contacto con este maravilloso país se haga de la mano de alguna empresa especializada o guía experto. Esto nos garantizará el poder embebernos de su cultura, sus paisajes, su gastronomía, sus costumbres, mucho más rápidamente que lo haríamos por nuestra cuenta.

Los “viajes a la carta” te permitirán elegir fechas, duración, tipos de alojamiento y zonas a visitar, además de poderlos hacer con tu propio vehículo, sea cual sea este, o alquilando uno según tus necesidades; el llevar continuamente un guía español es una ventaja muy a valorar en una primera visita.

Travesías y Raids turísticos: Estos los hay tanto para TT, como para turismos y mixtos. Aunque se realizan a lo largo de todo el año, predominan los que se realizan en Nochevieja, como el Actual African Raid, en el que tras realizar un recorrido turístico por el país, se llega al desierto de Merzouga y se pasa allí la noche del 31 de diciembre, tomando las uvas, viendo los fuegos artificiales y viviendo la Nochevieja de una manera muy distinta y especial. Este tipo de viajes es especialmente apropiado para hacerlos en familia, incluso con niños de corta edad, al ser más relajados que los raid y pernoctar todas las noches en hotel. Aventour Viajes y Expediciones puede organizar su viaje para pasar la Nochevieja en el destino preferido.

Paisajes

Sin contar el territorio del Sahara Occidental (antiguo Sahara Español), Marruecos tiene la costa más grande del continente africano, con 500 km. en el Mediterráneo, donde se encuentra el puerto comercial más grande de África (Tánger Med), y 3000 km. en el Atlántico: hay mar, mucho mar, con sus playas, calas, acantilados, ciudades turísticas…

La cordillera del Atlas, dividida a su vez en Medio Atlas, situado entre el Rif y el Alto Atlas; el Alto Atlas, que prácticamente divide el país en dos, desde las estribaciones de Argelia hasta las costas de Agadir y que acoge al Monte Tubkal, con sus 4167 m, la segunda cumbre más alta de África después del Kilimanjaro; y el Anti Atlas, que se extiende desde el Atlántico hacia el noreste, a la altura de Ouarzazate y más hacia el este a la ciudad de Tafilalt, nos ofrece montañas, muchas, con sus bosques, sus estaciones de esquí, pistas rocosas, paisajes lunares…

El desierto del Sahara, es el tercero más grande del mundo, después de la Antártida y el Ártico y abarca la mayor parte de África del norte. Podemos decir que todo Marruecos “es Sahara”, aunque como hemos visto, sus cadenas montañosas y el mar le confieren en el norte un clima mediterráneo.

Pero si lo que queremos es ver dunas, la “oferta” que se abre ante nosotros es inigualable. Más allá de las dos zonas más importantes del Desierto del Sáhara Marroquí, que son Zagora (Erg Chegaga) y Merzouga (Erg Chebbi), tenemos los cordones de dunas de Ouzina, el fes-fes de Ramlia, el desierto del M´harech, la gran duna de Tamri, al norte de Agadir… y todo ello, como hasta ahora, sin tocar un Km. del Sahara Occidental…

Lugares como Ait Ben Haddou, Telouet, el Valle de las Rosas, las Gargantas del Dades, el Valle del Draa, las Gargantas del Todra, el Bosque de Cedros… son sorprendentes y simples ejemplos de lo que puedes ver en un país de contrastes y que, hasta que no conoces, es muy difícil que te hagas una idea de lo que te puede ofrecer.

En cuanto a la cocina marroquí, si eres “tripero”, no tendrás ningún problema ya que ofrece una variedad de platos como el cuscús, tajín, pastela, cordero asado, harira (sopa para romper el ayuno en Ramadán), la seffa, ensalada marroquí, Shebbakiyya (parecido a nuestros pestiños), cantidad de pescados y mariscos en las zonas costeras… que satisfarán a la mayoría, y si no te gusta la comida especiada, siempre podrás pedirte unos huevos fritos con patatas, eso nunca falla.

AVENTOUR VIAJES Y EXPEDICIONES SARL AU

Tel: 00212 697283352   Email: info@aventourmaroc.com

35,36, Avenue Mohamed Zerktouni Appt. Nº10 40000 – Marrakech – Marruecos

Capital: 100.000,00 Dh – RC. Nº 89173 – T.P. Nº 45101278 – I.F. Nº 25278524 – CNSS Nº 5987584 – ICE Nº 002083228000040

Los monumentos dignos de visitarse pueden tener muy diferente origen y objetivo, algunospueden estar creados por la mano del hombre con la función propia de maravillar a este; otros, nos los ofrece la naturaleza en cualquiera de sus infinitas formas de manera natural e involuntaria; y otros, como es el caso que hoy nos ocupa, son producto involuntario de los humanos.

Me refiero, como en las fotos se puede ver, al ferry “Assalama”, embarrancado desde el 30 de abril de 2008 en los fondos arenosos de Tarfaya, cuando regresaba a Puerto del Rosario, en Fuerteventura, situada a 98 kilómetros de Tarfaya.

Seguir leyendo

Back to top
Close Offcanvas Sidebar